baila.es.

baila.es.

Pole dance y coreografía: cómo crear una rutina que impacte

Pole dance y coreografía: cómo crear una rutina que impacte

El pole dance es una disciplina que combina elementos de danza, acrobacias y gimnasia en torno a una barra vertical. Es una de las formas de baile más exigentes físicamente y requiere una gran fuerza, flexibilidad y coordinación para poder realizar los movimientos de forma fluida y elegante.

Sin embargo, una buena rutina de pole dance no se trata solo de movimientos técnicamente precisos y difíciles, sino también de una buena coreografía que conecte las diferentes partes de la rutina de forma fluida y coherente.

En este artículo, exploraremos algunos consejos y trucos para crear una rutina de pole dance impactante y efectiva desde el punto de vista de la coreografía.

1. Comience por la música

Una buena rutina de pole dance debe estar vinculada a la música de manera natural y coherente. Por lo tanto, lo primero que debes hacer es elegir la música adecuada para tu rutina. Considera la energía y el ritmo de la canción, así como también la letra y el estado de ánimo general. ¿Quieres algo rápido y enérgico, o prefieres algo más lento y sensual?

Una vez que hayas elegido la música, es hora de empezar a construir la coreografía. Es posible que desees escuchar la canción varias veces para familiarizarte con el ritmo y la estructura, o incluso hacer una lista de reproducción con algunas opciones diferentes.

2. Piensa en la historia que quieres contar

Una buena rutina de pole dance no solo es una serie de movimientos aleatorios y trucos impresionantes; también debe contar una historia o transmitir una emoción. Por lo tanto, antes de comenzar a trabajar en tu coreografía, es importante pensar en la historia o el mensaje que deseas transmitir.

¿Quieres contar una historia de empoderamiento y fortaleza, o prefieres centrarte en la sensualidad y la seducción? ¿Quieres transmitir una emoción en particular, como la tristeza o la euforia?

Una vez que hayas decidido sobre la historia que deseas contar, es hora de comenzar a seleccionar los movimientos que se adapten a esa historia.

3. Selecciona los movimientos adecuados

Elegir los movimientos adecuados es crucial para crear una buena rutina. Debe tener en cuenta tanto la dificultad técnica como la belleza estética de los movimientos. No todos los movimientos serán adecuados para todas las historias o personas, por lo que es importante elegir los movimientos que se ajusten tanto a la historia que deseas contar como a tus propias habilidades y destrezas.

Una buena forma de empezar a seleccionar tus movimientos es intentar dividir la canción en partes y hacer algunos movimientos y poses que se ajusten al ritmo. De esta forma, podrás ir construyendo tu coreografía poco a poco.

4. Conecta los movimientos con fluidez

Una buena rutina de pole dance no solo se trata de realizar movimientos impresionantes, sino también de conectar cada movimiento de forma suave y fluida. Esto es especialmente importante en el pole dance, ya que realizar transiciones graciosas y elegantes es tan importante como realizar trucos impresionantes.

Asegúrate de practicar los movimientos en el orden en que deseas realizarlos y dedicar tiempo a encontrar formas creativas de conectarte sin interrupciones, asegurando que cada transición tenga sentido y que se sienta un vínculo entre cada movimiento.

5. Añade elementos extravagantes

No subestimes el impacto que pueden tener los pequeños detalles en una rutina de pole dance. Los accesorios como guaridas, toallas o flores pueden añadir un toque extra de sofisticación y extravagancia a tu rutina de pole dance.

Recuerda que la barra no es siempre el único protagonista. Algunas veces, dejar la barra para hacer movimientos en otros puntos del escenario –como suelo, paredes o sillas- puede aumentar la variedad de tu coreografía y sorprender al público.

6. Práctica y criticidad

No subestimes la importancia de la práctica y la criticidad. Practica tu rutina una y otra vez para asegurarte de que tus movimientos estén en su punto óptimo y la coreografía fluya correctamente. También puede ayudarte que alguien más observe tu rutina para obtener una retroalimentación crítica y te asista en la mejora de tu coreografía.

En conclusión, crear una buena coreografía para una rutina de pole dance no es fácil, pero vale la pena el esfuerzo. Recuerda tomar el tiempo de:

- elegir la música adecuada
- definir la historia que quieres contar
- seleccionar los movimientos adecuados
- conectar cada movimiento de forma suave y fluida
- incorporar detalles extravagantes
- dedicar tiempo y fiebre a tú práctica y perfeccionamiento.

Con la práctica dedicada, creatividad y una pizca de riesgo, podrás crear una rutina de pole dance impactante y satisfactoria.